Tendencias de reformas para esta primavera–verano

Escrito por el abril 8, 2019 en Blog | 0 comentarios

Tendencias de reformas para esta primavera–verano

La primavera invita a la renovación, así que es el momento perfecto para llevar acabo obras que de verdad cambien la forma de vivir de quienes habitan en la casa y que hagan realidad sueños que llevan tiempo aplazados. Vamos a ver tres ejemplos de reformas para esta primavera que no solo van a cambiar el verano, sino el modo de vivir durante todo el año.

 

  • Cerrar la terraza

 

Los pisos que cuentan con grandes terrazas, ya sean bajos o áticos, a menudo las tienen desaprovechadas porque son espacios que cuentan con poca intimidad y que no permiten ser utilizados más que cuando el tiempo acompaña.

Por eso, la mejor solución para aprovechar al máximo la terraza es cerrarla. La tendencia actual es hacerlo con cristal sin perfiles metálicos de modo que cuando hace buen tiempo, se pueda abrir totalmente el espacio y cuando hace frío, mucho sol o se quiera tener algo de intimidad, se pueda cerrar fácilmente y todo quede hermético.

Esta obra hará que tu hogar gane muchos metros cuadrados ya que la terraza que solo usas cuando hace muy buena temperatura y no corre el aire valdrá para todos los días y será un espacio para disfrutar toda la familia. Desde un lugar para que los niños jueguen hasta un espacio para cenar con los amigos.

 

  • Dos baños

 

Muchas casas construidas en los setenta y en los ochenta no disponen de dos cuartos de baño, sino de un baño y, con suerte, un pequeño aseo. Cuando conviven varias personas con horarios parecidos: hijos que tienen que ir a clase con padres que necesitan estar listos para ir a trabajar, el conflicto es constante.

Por eso, una de las reformas estrella de esta primavera-verano puede ser la que haga que el hogar cuente con dos cuartos de baño completos. Si los baños son contiguos siempre se puede ganar un poco de espacio quitando la bañera y colocando en su lugar una ducha. De este modo es posible mover el tabique y ganar espacio para una pequeña ducha, aunque sea de esquina, en el que era simplemente un aseo.

En otros casos se puede robar espacio a un pasillo, que en muchos casos son espacios muy poco aprovechados o incluso a una habitación grande para lograr un hueco para un segundo baño. Hay que planificar bien la obra porque el baño implica un desagüe para el WC y tuberías para el agua, por lo que no puede estar situado en cualquier lugar de la casa.

Si se planifica bien la obra, en la mayor parte de los casos es posible crear espacio para un segundo cuarto de baño, aunque pueda resultar un poco estresante la obra porque puede implicar mover varios tabiques. No obstante, la comodidad que se tendrá en adelante hará que merezca la pena.

 

  • Por fin, el vestidor

 

Ahora vamos a ver, precisamente, el caso contrario. Para muchas parejas tener un vestidor es un sueño que se suele ver aplazado por el poco espacio que hay en el hogar. Sin embargo, cuando en una casa tan solo vive la pareja todo puede hacerse si realmente se desea. Por ejemplo, transformar el cuarto de baño del dormitorio en un vestidor.

Si se vive en un apartamento pequeño y los hijos no forman parte de los planes de pareja o son ya algo del pasado y viven por su cuenta, tener dos baños está bien pero no es algo necesario. Convertir el baño del dormitorio en un vestidor es una forma de conseguir hacer el sueño realidad y de poder tener ese espacio para la ropa que siempre se ha deseado.

En algunos casos, la reforma puede ir un poco más allá y mover los tabiques de la habitación para robar un poco de espacio y conseguir un baño más pequeño pero con todo lo que hace falta y un vestidor que ocuparía el armario empotrado, parte del baño y algo extra robado al dormitorio. Es una obra importante, pero el resultado hará que merezca la pena.

 

  • La decoración tras la reforma

 

Y tras la reforma del hogar llega el momento de decorar la casa para que todo se vea más nuevo y bonito. Recuerda que ahora se llevan las líneas muy sencillas, de estilo nórdico. El minimalismo frío ha dado lugar a un estilo sencillo y muy hogareño en el que se combinan los muebles de líneas rectas con las mantas tejidas estilo retro para poner sobre el sofá.

El blanco es tendencia, pero también lo son los adornos metálicos en dorado, en plateado y en bronce tanto en sus acabados con brillo como mate. Por eso cuida los pequeños detalles como las manillas de las puertas, los marcos de los espejos o los remates de los muebles y conseguirás un estilo único y muy actual.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *